El próximo domingo, día 7 celebraremos la festividad del Corpus Christi:

-A las 5 de la tarde se expondrá el Santísimo hasta las 6,45 para todas las personas que quieran ese día hacer un rato de oración. A las 6, 45 de la tarde se dará la bendición.

-A las 7 será la Celebración de la Eucaristía y a continuación la procesión.

-Animamos a los niños que han hecho este año la primera comunión, si lo desean, participen en la misa y procesión.




El próximo sábado, día 6, a las 11,30 de la mañana, celebraremos en la Parroquia el Sacramento de la Unción con los enfermos y personas mayores que deseen recibirlo. Pueden celebrarlo las personas que tengan una enfermedad seria o sean mayores, aunque estén bien de salud, para que el Señor les ayude a llevar su ancianidad.

Conviene que quienes lo reciban se preparen antes celebrando el Sacramento de la Confesión. 

Si algún enfermo tiene dificultad para venir a la Iglesia nos lo avisa para ir a buscarle o para que lo celebre en su casa.

HOJA QUE TE SERVIRÁ PARA VIVIR MEJOR EL SACRAMENTO,Pincha Aquí.
D. Alberto Baselga López-Blanco.
Farmacéutico.
Hoy tenemos en las familias unos miembros nuevos que se han metido en el salón, en la cocina, en la mesa de estudio, en el dormitorio, en el cuarto de baño… etc. 
Hoy en día, no tenemos intimidad, si no nos lo proponemos.

Las nuevas tecnologías nos ayudan mucho y nos facilitan la vida en muchísimos aspectos. Pero hay que controlarlo como a cualquier intruso que se quiere meter en nuestra casa.


El tema es muy complicado, porque tiene que ser uno mismo el que ponga el límite. Decir “hasta aquí te dejo que te metas en mi vida, pero hasta aquí, ya que necesito intimidad”.

Cada uno tiene que decidir quién marca su vida. O mando yo o mandan los WhastApp. ¿Quién no ha contestado un mensaje en el baño o en la cena familiar?

Después de convivir con las nuevas tecnología creo que hay que poner unos límites para tener intimidad. Hay que luchar para tener esa intimidad en la familia.

Si estamos paseando con nuestra mujer y nuestros hijos, y suena el teléfono, no pasa nada por no cogerlo y esperar a hablar en otro momento. Quien no ha visto pasear a una pareja, uno hablando por el móvil y el otro sin saber qué hacer.

En definitiva es saber decir que NO a esa llamada, mensaje, o lo que sea. Eso requiere fortaleza. Una solución que es muy buena como experiencia, es apagar el móvil y hacer un plan de tarde. ¡Ni te acuerdas de él! Cuando lo enciendes, puede que tengas llamadas perdidas, mensajes, pero estos te habrían impedido estar con tu gente.


El móvil ha estado en el coche o en el bolsillo apagado
¡Y EL MUNDO SIGUE ¡

Sin histerismos, con cabeza, hay que reconocer que los móviles nos limitan, a veces, las relaciones sociales. Un ejemplo: Estas con tu marido o tu mujer hablando de los niños o pasando un rato divertido, y suena el móvil. 


Hay que tener la suficiente fortaleza para dejar que suene, de manera que le estamos diciendo al que tenemos delante “tú eres más importante”.

Esto hay que hablarlo también con los hijos, explicándoles que su intimidad no la pueden compartir con cualquiera. Tienen que tener “pudor” de mostrar su vida a cualquiera. Esto cuesta bastante. Hoy en día cualquiera tiene una foto tuya. Antes, tener una foto de una persona, te daba una complicidad con ella, era como darle algo tuyo. Ahora en internet puedes tener montones de fotos de gente que no tiene ni idea de que las estás viendo.

La educación en el Derecho a la Intimidad es algo en lo que los padres debemos dar ejemplo y hablarlo con nuestros hijos.

Y volvemos a lo dicho anteriormente, esto requiere fortaleza, para saber hasta dónde dejo entrar en mi vida a la gente. Para el joven esto es difícil de entender, pero si lo conseguimos, les hemos enseñado algo muy importante para su vida. Es bueno explicarles que tienen que guardar su intimidad.

A mis hijos les digo que no pueden tener mil amigos en Facebook. Nadie es capaz de mantener semejante vida social. Les comento que no tienen que tener complejo cuando no dan entrada a alguien que apenas conoces o que ni siquiera conoces.

La tecnología nos permite mantener amistades que de otra manera se podrían perder, como un amigo del colegio o de la universidad, o del pueblo, que se va a la otra punta del mundo. Pero esas amistades virtuales son con las que hay que saber ser selectivos, porque donde de verdad se conoce a las personas es en el cara a cara, sin pantallas por medio.

Los padres de hoy en día debemos saber educar la fortaleza de nuestros hijos para que aprendan a decir “NO”. A ser dueños de sus vidas sin estar pendientes de lo que digan los demás. Y por otro lado que cuiden su intimidad y la valoren, porque solo depende de ellos quien entra en ella y quién no.

Ser sociable, les digo, no es entregar tu vida a la plaza pública.

















Cristo es el único Salvador del mundo. De un modo personal, profundo, quiere ser, también, mi Salvador.


Nuestro corazón está herido por el pecado, nuestra mente vive dispersa en mil distracciones vanas, nuestra voluntad flaquea entre el bien y el mal, entre el egoísmo y el amor.

¿Quién nos salvará? ¿Quién nos apartará del pecado y de la muerte? Sólo Dios. Por eso necesitamos acercarnos a Él para pedir perdón.

Pero, entonces, "¿quién subirá al monte de Yahveh?, ¿quién podrá estar en su recinto santo?" Sólo alguien bueno, sólo alguien santo: "El de manos limpias y puro corazón, el que a la vanidad no lleva su alma, ni con engaño jura" (Sal 24,3-4).

Sabemos quién es el que tiene las manos limpias, quién es el que tiene un corazón puro, quién puede rezar por nosotros: Jesucristo.

Jesucristo puede presentarse ante el Padre y suplicar por sus hermanos los hombres. Es el verdadero, el único, el "Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec" (Hb 5,10; 6,20). Es el auténtico "mediador entre Dios y los hombres" (1Tm 2,5), como explica el "Catecismo de la Iglesia Católica" (nn. 1544-1545).

Cristo es el único Salvador del mundo. De un modo personal, profundo, quiere ser, también, mi Salvador.

Celebrar a Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote, nos llena de alegría. El altar recibe la Sangre del Cordero. El Sacerdote que ofrece, que se ofrece como Víctima, es el Hijo de Dios e Hijo de los hombres. El Padre, desde el cielo, mira a su Hijo, el Cordero que quita el pecado del mundo, el Sumo Sacerdote que se compadece de sus hermanos.

El pecado queda borrado, el mal ha sido vencido, porque el Hijo entregó su vida para salvar a los que vivían en tinieblas y en sombras de muerte (cf. Lc 1,79).

Podemos, entonces, subir al monte del Señor, acercarnos al altar de Dios, participar en el Banquete, tocar al Salvador.

Como en la Última Cena, Jesús nos dará su Cuerpo y su Sangre. Como a los Apóstoles, lavará nuestros pies, y nos pedirá que le imitemos: "Pues yo estoy en medio de vosotros como el que sirve” (Lc 22,27). “Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros” (Jn 13,15).

Ese es nuestro Sumo Sacerdote, el Cordero que salva, el Hijo amado del Padre. A Él acudimos, cada día, con confianza: "Pues no tenemos un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado.

Acerquémonos, por tanto, confiadamente al trono de gracia, a fin de alcanzar misericordia y hallar gracia para una ayuda oportuna" (Hb 4,15-16).
Por: P. Fernando Pascual | Fuente: Catholic.net




A Dios no lo vemos con los ojos, pero estamos seguros que está en nuestro corazón. 


Se levantó una fuerte borrasca... 
Mc 4,35-41


La fe nos exige creer en la presencia de Dios, incluso cuando no lo sentimos.

La vida es como una ensalada bien variada: hay momentos de tranquilidad y de turbación. A veces nos sentimos con tanta fuerza como para mover el mundo con un dedo y otras veces nos sentimos caídos en el fondo de un pozo, abandonados, sin esperanza.

Los apóstoles tuvieron la experiencia de un gran peligro: las aguas les iban a tragar y lo peor era que el único Hombre que podía ayudarles estaba durmiendo tranquilamente.

La experiencia de la tempestad o adversidades es común a todos los hombres, de todas las razas, culturas, lugares y tiempos. La cruz nos persigue como nuestra sombra. ¿Qué hay que hacer? Hay que despertar al Cristo que está durmiendo dentro de nosotros.

Para algunos hombres, Cristo está ausente de sus vidas, pues no tienen ningún contacto personal con Él. No le hablan en la oración y no lo experimentan en los sacramentos.

Para otros, Cristo murió dentro de ellos. Hubo un tiempo, tal vez cuando eran jóvenes, en que caminaban mano a mano con Él. Lo veían en todas partes: en la belleza de la naturaleza y en las maravillas del firmamento. Como dijo un poeta irlandés, Joseph Mary Plunket: "Dios ha hecho tres cosas muy bellas: las estrellas del cielo, las flores del campo y los ojos de los niños".

Pero para muchos el pecado ya ha obstaculizado esta experiencia de Dios. Él es sólo un eco arcano del momento de su Primera Comunión o de su boda.

Para otros más, Cristo está dentro de ellos, pero durmiendo. Tratan de despertarlo por medio de su fe. A veces la fe se hace auténtica. Es la fe de los mártires que no ven nada que no sea la punta de un fusil. La fe no es un sentir, sino un aceptar voluntariamente la presencia de un Dios que no vemos con los ojos, pero estamos seguros que está ahí.

La experiencia del Cristo durmiendo en la barca de nuestra vida es bastante común. Muchas veces uno escucha: "Padre, he perdido mi fe". Y uno le pregunta: "Pero, ¿es que ya no cree en Dios?" La persona responde que sí cree en Él, pero que no lo siente.

Pero a Dios no se lo siente como si fuese un caramelo.
Por: P. Fintan Kelly | Fuente: Catholic.net


Detén tu desorientado caminar y ve donde Él está, con su Cuerpo y su Divinidad y encontrarás la grandeza de que Dios te ama.

Vengo del tráfico, del ruido, de toda la agitación que hay ahí afuera, Señor, trato de serenarme y dejar mi aceleramiento convertido en suaves pasos para estar frente a ti. Ya me va llegando la calma, la paz....

Frente a esta Capilla siguen pasando las personas, que como yo, traen en su interior su propia historia....

Y pienso en ellos... en esa joven que pasa sin mirar siquiera un instante hacia este lugar donde estás Tu... pasa ensimismada porque carga una cruz que pesa, que pesa mucho, le han dicho que su hijito tiene una enfermedad incurable... ¡y ese hombre que apura el paso porque lleva ya dentro la huella del vicio y va en su busca!... y ese anciano que apenas puede caminar porque tiene frío, porque todos sus huesos ya viejos le duelen pero le duele más el saber que en su casa, los hijos que tanto amó, le están diciendo que "estorba"....

Esa jovencita, casi una niña, que va despacio y muy triste porque su novio le acaba de decir "que no la quiere... que todo terminó" y ella ya lleva un hijo en las entrañas y no sabe..... ¿qué va a hacer?
Y el que no tiene trabajo... y la que se siente enferma y cansada..... y pasa también la que va feliz porque mañana se casa..... y la que le ha dado el doctor la noticia de que va a ser madre y le falta tiempo para llegar a su hogar y decírselo al hombre amado.... y el que va feliz porque le han ascendido de puesto.... y el estudiante que ha pasado de año y la niña que mañana cumple quince años..... y la que le acaban de dar su anillo de compromiso.... y el que viene de despedir para siempre al ser amado y recibir las condolencias...

Todo un mundo de historias... y tu Señor las conoces todas, y tu te las sabes todas y esperas....

¿Por qué no vienen a ti? ¿Por qué no te vienen a dar gracias y a compartir contigo sus grandes logros, sus dichas, sus sueños realizados.... su inmensa felicidad?

¿Por qué los que cargan una cruz tan pesada no la quieren compartir contigo ... contigo que ya supiste lo que pesa y duele? Tu lo dijiste: "Venid a mi todos los que estéis fatigados y sobrecargados y yo les daré descanso..." (Mt 11,28)

¿Saben que estás ahí o quizá... no lo saben? ¿Y si nadie se lo ha dicho?

Siento tu tristeza, Señor... y esa tristeza me obliga a darte a conocer entre todos los que me rodean... Que nadie quede sin saber que eres agua viva si tienen sed, que eres el amigo fiel si tienen angustia y pena, que eres el Amor hecho hombre para amar sin medida, que eres el Dios que muere en una cruz para perdonar.... que está ahí, tan cerca, tan humilde en la espera eterna....

Para que tu detengas tu desorientado caminar y vengas aquí donde Él está con su Cuerpo y su Divinidad y... tal vez llores... pero seguro que al salir ya vas a sentir, lo que buscabas y necesitabas, la grandeza de que Dios te ama y con ella el precioso don de la PAZ.Por: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net

Jesús dejó que los apóstoles remaran contra el viento durante toda la noche



Los hechos del Evangelio no han sido escritos sólo para ser contados, sino también para ser revividos. A quien les escucha se le invita cada vez a entrar dentro de la página del Evangelio, a convertirse de espectador en actor, a ser parte en causa. La Iglesia primitiva nos da el ejemplo. La manera en que se cuenta el episodio de la tempestad calmada muestra que la comunidad cristiana lo aplicó a su propia situación. En aquella tarde, cuando había despedido a la multitud, Jesús había subido solo al monte para rezar; ahora, en el momento en el que Mateo escribe su Evangelio, Jesús se ha despedido de sus discípulos y ha ascendido al cielo, donde vive rezando e "intercediendo" por los suyos. En aquella tarde echó mar adentro la barca; ahora ha echado a la Iglesia en el gran mar del mundo. Entonces se había levantado un fuerte viento contrario; ahora la Iglesia vive sus primeras experiencias de persecución.

En esta nueva situación, ¿qué les decía a los cristianos el recuerdo de aquella noche? Que Jesús no estaba lejos ni ausente, que siempre se podía contar con él. Que también ahora daba órdenes a sus discípulos para que se le acercaran "caminando sobre las aguas", es decir, avanzando entre las corrientes de este mundo, apoyándose sólo en la fe.

Es la misma invitación que hoy nos presenta: aplicar lo sucedido a nuestra vida personal. Cuántas veces nuestra vida se parece a esa barca "zarandeada por las olas a causa del viento contrario". La barca zarandeada puede ser el propio matrimonio, los negocios, la salud... El viento contrario puede ser la hostilidad y la incomprensión de las personas, los reveses continuos de la vida, la dificultad para encontrar casa o trabajo. Quizá al inicio hemos afrontado con valentía las dificultades, decididos a no perder la fe, a confiar en Dios. Durante un tiempo nosotros también hemos caminado sobre las aguas, es decir, confiando únicamente en la ayuda de Dios. Pero después, al ver que nuestra prueba era cada vez más larga y dura, hemos pensado que no podíamos más, que nos hundíamos. Hemos perdido la valentía.

Este es el momento de acoger y experimentar como si se nos hubieran dirigido personalmente a nosotros las palabras que Jesús dirigió en esta circunstancia a los apóstoles: "¡Ánimo!, que soy yo; no temáis". Es famosa la frase con la que el sacerdote Abundio, en Los novios (I promessi sposi), justifica su miedo y cobardía: "Quien no tiene valentía no se la puede dar". Tenemos que desterrar precisamente esta convicción. ¡Quien no tiene valentía se la puede dar! ¿Cómo? Con la fe en Dios, con la oración, basándose en la promesa de Cristo.

Alguno dirá que esta valentía, basada en la fe en Dios y en la oración, es un pretexto, una huida de las propias posibilidades y responsabilidades. Una manera de descargar en Dios los propios deberes. Es la tesis de fondo de la obra de teatro de Bertolt Brecht, ambientada en Alemania en tiempos de la guerra de los Treinta Años, que tiene como protagonista a una mujer del pueblo llamada, por su capacidad de decisión y valor, "Madre Coraje". En plena noche, las tropas imperiales, tras haber matado a los guardias, avanzan contra la ciudad protestante de Halle para quemarla. En los alrededores de la ciudad, una familia de campesinos, que acoge a la Madre Coraje con la hija muda, Kattrin, sabe que lo único que puede hacer para salvar a la ciudad de la ruina es rezar. Pero Kattrin, en lugar de ponerse a rezar, sube al techo de la casa, y se pone a tocar desesperadamente el tambor hasta que ve que los habitantes se han despertado y están de pie. Es asesinada por los soldados, pero la ciudad se salva.

Con esta crítica, que es la clásica crítica del marxismo, se ataca a quien pretende quedarse con los brazos cruzados, en espera de que Dios lo haga todo. Pero esto no tiene nada que ver con la verdadera fe y la verdadera oración, que es lo contrario de la resignación pasiva. Jesús dejó que los apóstoles remaran contra el viento durante toda la noche y que utilizaran todos su recursos antes de intervenir personalmente.
Por: Raniero Cantalamessa, OFM Cap. | Fuente: www.fluvium.org



Se ha terminado la restauración de las puertas laterales, las dos ventanas de la sacristía y una de las ventanas del camarín . Ya pueden abrirse totalmente las puertas de ambas naves, tantos las pequeñas como las grandes. Se ha dejado una muestra del antiguo piso de cantería en la puerta derecha, colocando un cristal.

El total de las obras: carpintería, herraje, cristales, etc. ha sido de:
15.301,88 €.

El Ayuntamiento ha dado 13.000 €, la parroquia ha pagado 1.365,48 € y le queda por pagar 936,34. Damos las gracias al Ayuntamiento porque ha sido quien tomó la iniciativa y porque gracias a su subvención de 13.000 € ha sido posible esta obra que ha contribuido mucho a la belleza y valor de nuestro templo. 


Es el Espíritu Santo a quien tenemos que llamar y pedirle que siempre nos acompañe e ilumine en nuestro diario caminar.




Es jueves, Señor, y estoy frente a ti...

Voy a empezar este diálogo con una invocación al Espíritu Santo:

"Oh, Espíritu Santo, amor del Padre y del Hijo. Inspírame ser siempre razonable en mi pensar, acertar lo que voy a decir, cuando me convienen hablar y cuando me conviene callar, ilumíname para escribir, impúlsame para actuar, que tengo que hacer para saber perdonar procurando tu mayor gloria y bien de las alma y mi propia santificación. ¡Espíritu Santo ilumina mi entendimiento y fortalece mi voluntad!. Amén"

Yo se que esta oración te agrada porque cuando te llegó el momento de partir hacia el Padre, tu corazón de hombre supo de la pena, de lo que es una despedida... Dejabas a tu Madre que tanto amabas....la dejaste al cuidado y protección de Juan, pero...."la dejabas".... a tus queridos amigos, a las personas que te seguían fieles y que tanto estimabas.

Por eso nuestra fe, nuestra religión es única y verdadera por ser revelada cuando dijiste: - "Si me amais guardareis mis mandamientos y yo rogaré al Padre y os dará otro Paráclito (abogado y consejero) para que esté con vosotros para siempre. Espíritu de verdad a quién el mundo no puede recibir porque no lo ve ni le conoce. Pero vosotros le conoceis porque mora en vosotros y en vosotros está". Juan 14, 15-17.

Tu, Jesús, nos enseñaste esta gran verdad... ¡y qué poco pensamos en ella !

El Espíritu Santo que es el Espíritu de Dios, no tiene otro deseo que el que le llamemos, ¡ven Espíritu Santo! para venir en nuestra ayuda en medio de nuestras tristezas y desolaciones...

¡Qué poca fe, Señor, perdónanos!

El es una fuente de gracias y de inspiraciones para llevarnos a obrar, en todos los momentos de nuestra vida con la seguridad de poder acertar en el seguimiento de la voluntad de Dios. Es la Tercera persona de la Santísima Trinidad. Es Dios de la misma sustancia divina que el Padre y el Hijo pero al mismo tiempo una Persona distinta de las otras dos, pero solo hay un Dios.

Y ese Dios-Padre por nadie fue hecho ni creado ni engendrado. El Hijo fue engendrado y se hizo hombre y es Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo porque es el AMOR de ambos.

Y ese AMOR y ese ESPIRITU lleno de Dios es al que tenemos que llamar y pedirle que siempre nos acompañe e ilumine en nuestro diario caminar. En este diario vivir que siempre nos salen al paso diferentes alternativas y decisiones y muchas veces son tan importantes que dudamos ante ¿dónde estará lo correcto?.

Oremos.
Vivamos esta gran maravilla de Dios que desea que nos acompañe el GRAN CONSOLADOR.

Salimos y dejamos tu sacramental presencia en el Sagrario reconfortados por esta reflexión de hoy donde has puesto en nuestro corazón la fortaleza y la paz de ese tu Gran Espíritu.

¡Gracias, Jesús !
Por: Ma Esther De Ariño | Fuente: Catholic.net

¿Cómo responde María a nuestro saludo, cuando pronunciamos su Nombre? ¡Con qué ojos y con qué sonrisa que nos debe mirar!





María, cuyo nombre cantan los cielos y la tierra, ¡bendita seas!...
¡Bendito sea el nombre de María, Virgen y Madre!...

¿Por qué tributamos alabanzas tan especiales al Nombre de María? ¿Por qué el nombre de María nos dice tanto? ¿Por qué repetimos sin más, sola ella, la palabra ¡MARÍA!...
Hemos oído tantas veces el Evangelio de la Anunciación en las Misas de la Virgen, que nos sabemos más que de memoria estas palabras: Y la Virgen se llamaba María.

El nombre de MARÍA, junto con el nombre adorable de Jesús, es lo más entrañable que tenemos metido en nuestras almas. ¿Será preciso desatarnos ahora en alabanzas al nombre de María?
Porque podríamos hacerlo con el romanticismo cariñoso de años atrás, cuando tenía éxito seguro el canto con una letra como ésta:
Es más dulce tu nombre, María, que el arrullo de tierna paloma, es más suave que el plácido aroma que en su cáliz encierra la flor...

Y muchos cantos por el estilo, hoy pasados totalmente de moda, y que casi nos excitan un poquito la hilaridad y nos arrancan una sonrisa compasiva con los soñadores de años atrás...

Nosotros, sin dejar los encantos de una piedad mariana así de soñadora y tierna, lo miramos desde otra perspectiva, y nos preguntamos: ¿Qué significa para María su nombre? ¿Qué significa, sobre todo, para nosotros?..

Dejemos a los estudiosos de la Biblia que se entretengan desentrañando las raíces de un nombre tan hermoso. María, como ya se llamó la hermana de Moisés, era un nombre muy común de mujer en Israel cuando los tiempos de Jesús. Y nos dicen los filólogos que puede significar hermosa, señora, princesa, excelsa, encumbrada, y no sé cuántas cosas más, a cada cual más bella y sugerente...

A poco que leamos la Biblia, sabemos que cuando Dios elegía a uno para una misión especial, Dios le escogía el nombre o le cambiaba el que ya tenía. Valga por todos los casos el de Simón. Jesús lo mira de hito en hito, y le dice:

Tú te llamas Simón. En adelante te llamarás Pedro, piedra, roca, porque sobre esta roca yo edificaré mi Iglesia.

María venía al mundo con la misión más alta, como era el ser La Madre de Dios, y, sin embargo, ni escoge ni le cambia el nombre. Se llamará, simplemente, MARÍA, el nombre que le pusieron sus padres.

Ni tan siquiera ha triunfado el nombre aunque haya triunfado la realidad con que le llamó el Ángel: La Agraciada, La Llena de Gracia, la colmada con todos los dones y gracias de Dios...

¿Pero, qué ha hecho la piedad cristiana? Le ha dado tantos nombres a la Virgen, que ya no sabemos ni con cuál llamarla.

Y la llamamos con el nombre de los misterios de su vida: Inmaculada, Concepción, Natividad, Purificación, Presentación, Anunciación, Encarnación, Soledad, Dolores, Asunción...

Y la llamamos con el nombre de sus advocaciones: Carmen, Mercedes, Rosario, Socorro, Patrocinio, Auxiliadora, Con-suelo...

Y la llamamos con el nombre de sus santuarios y apariciones: Loreto, Lourdes, Fátima , Pilar, Guadalupe, Montserrat, Luján, Aparecida, Begoña, Nuria...

Todos ellos son el mismo Nombre de María, pero desdoblado, como la luz en el prisma, tal como lo siente y vive nuestra devoción a la Madre de Dios y Madre nuestra.

Más importante es, sin embargo, la invocación constante que hacemos del Nombre de María.

Las veces que la llamamos con gritos del corazón.
Las veces que nos dirigimos a Ella, diciéndole sólo ¡MARIA! Que unas veces es un grito de júbilo. O un grito de amor. O un grito de auxilio.

Porque ¡María! es un grito que se acomoda a todos los sentimientos de nuestro corazón y a todas las situaciones de nuestra vida.
¿Cómo responde María a nuestro saludo, cuando pronunciamos su Nombre? Nadie nos lo ha dicho, pero no necesitamos mucha imaginación para suponerlo... ¡Con qué ojos y con qué sonrisa que nos debe mirar! ¡Con qué cariño que se debe volcar sobre nosotros!...

Como lo hiciera un día con San Bernardo, el monje que pasa como el mayor devoto de María. Cuando caminaba por los claustros de su monasterio, al pasar delante de una imagen de la Virgen le inclinaba la cabeza y la saludaba: ¡Salve, María!. Y así siempre. Hasta que un día ve cómo la imagen se anima, y responde muy educada al saludo: ¡Salve, Bernardo!...

Valdría la pena seguir, ¿verdad?... Pues, aquí nos vamos a quedar hoy. Dándole a Ella el gusto de recordarle su Nombre: y el nombre de la Virgen era María.
Aquí nos quedamos, saboreando la miel que destila en nuestra boca el dulce Nombre de María. Y afinamos el oído, a ver si oímos su respuesta, y nos contesta también: ¡Salve, Chelita! ¡Salve, Javier! ¡Salve, Manolo! ¡Salve, Lineth!....
Por: Pedro García, Misionero Claretiano | Fuente: Catholic.net




Me van a permitir que ponga este pequeño vídeo que encontré y que me recuerda a San Juan Pablo II, el Papa con el que fui reforzando mi fe y pude ver en vivo en el año 2000, año Jubilar y Encuentro Mundial de la Juventud en Roma.

Un Papa que le encantaba los niños y los jóvenes pero sobre todo un Papa entregado totalmente al ministerio,espero que le guste.
El pasado 27 de Abril se cumplió un año de que el Papa Francisco lo
canonizará en la Plaza San Pedro junto a otro grande San Juan XXIII.
Un saludo Carmelo Guerra.







Cristo fue el hombre más feliz porque no le negó nada a Dios olvidándose de sí mismo preocupándose por los demás.



Quien no antepone nada al amor de Dios será la persona más dichosa, ya que en Dios está nuestra felicidad. La demostración de este principio está en que las cosas creadas no tienen la capacidad de colmar todas nuestras ansias y nuestras apetencias de infinito, que sólo Dios puede colmar, ya que solo Él es infinitamente perfecto, poderoso, bondadoso y lleno de atributos que serían innumerables y de nunca acabar.

Los santos fueron hombres alegres, y no se conocen santos que hayan sido frustrados, amargados o tristes, y el motivo es porque supieron no anteponer nada al amor de Dios.

Dice el salmista "¿Quién nos mostrará la felicidad, si la luz de tu rostro, Señor, se ha alejado de nosotros? tú has dado a mi corazón más alegría que cuando abundan ellos de trigo y vino nuevo".(Salmo 4,7-8) Por lo tanto, debemos afirmar que se aleja la felicidad del alma cuando se aleja el rostro de Dios de nosotros. Y ¿Cómo se aleja su rostro de nosotros? Cuando anteponemos otros amores al amor de Dios.

Por eso que la felicidad debe ser conquistada. La felicidad consiste en el Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien. Como dice la carta a los Gálatas, la alegría, es decir la felicidad, es fruto del Espíritu (Gal. 5,22) , y como tal debe ser conquistado con el amor a Dios sobre toda las cosas. Si miramos siempre a Dios en todo y en Él ponemos nuestro corazón, la luz de su rostro no se apartará de nosotros y su felicidad invadirá todo nuestro corazón.

Un alma triste es un alma que algo le esta negando a Dios, como el joven rico del evangelio, que tras al haber sido invitado a seguir a Cristo dejándolo todo no quiso porque tenia muchas riquezas y dice el evangelio que al oír esto, "se puso muy triste, porque era muy rico". (Lc. 18,23)


Cristo el hombre más feliz

Siguiendo este principio, de que la felicidad depende de no negar nada a Dios, y no anteponer nada a su amor, debemos afirmar que Cristo fue el hombre más feliz de todos.

Cristo fue el hombre más feliz de todos porque su voluntad humana estaba en perfecta armonía con el plan divino. 

Nada interpuso al Plan de Dios, al Plan de “Su Padre Celestial” y por eso que no sólo en cuanto Dios, sino que también en cuanto hombre fue el más feliz de todos.

Él mismo enseñaba a rezar a que se haga la voluntad de Dios por encima de todo: "Vosotros, pues, orad así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre; venga tu Reino; hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo" (Mt. 6,9-10). Enseñaba que lo primero era hacer la voluntad de Dios: "No todo el que me diga: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial" (Mt. 7,21). Y si enseñaba a cumplir la voluntad de Dios era porque él mismo la ponía por obra porque no enseñaba nada que antes no practicará él primero. De hecho se decía de Cristo que "les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como sus escribas" (Mt. 7,29).

Por eso que no sólo enseña a que se haga la voluntad de Dios sino que él mismo busca cumplir esa voluntad y ese plan con su misma vida. Abundan las citas Bíblicas en donde se ve el deseo de Cristo de Cumplir con la Voluntad del Padre celestial: Estando en el huerto de los olivos, momentos previos a su prendimiento rezaba de esta manera: "Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya" (Lc 22,42). Se pueden ver también los paralelos a este evangelio. Cristo no antepone nada al plan de Dios, su voluntad humana está en perfecta armonía con el plan de salvación del Padre y por eso a pesar de sus sufrimientos, Cristo es el hombre más feliz. En el fondo de su corazón esconde su alegría.

Cristo vino para hacer la voluntad del Padre: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra."(Jn 4,34)) No vino para sí mismo sino para el Padre y por nosotros y toda su vida la gasta en esta misión sin mirarse a sí mismo. Y en otro pasaje dice "no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado" (Jn 5,30) . Siempre busca no anteponer nada al amor de Dios. También leemos en el mismo evangelio de Juan "porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el último día. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día" (Jn 6,38-40) . La Obra de Cristo está centrada en Dios y en el prójimo, y Cristo la cumplió a la perfección, por lo que no podemos dudar de que en él hubo una gran alegría a pesar de sus sufrimientos.

Cristo fue el hombre más feliz porque no le negó nada a Dios olvidándose de sí mismo preocupándose por los demás.

Cuando Cristo se retiró a un lugar solitario y lo siguieron dice la escritura que "Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos. Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: «El lugar está deshabitado, y la hora es ya pasada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida» Mas Jesús les dijo: «No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer»"(Mt 14,14-16) . Cristo venía ya haciendo muchas curaciones, y siempre se preocupaba de los demás, ahora podía preocuparse de si mismo, pero como se ve en el evangelio citado, Cristo se preocupa de la muchedumbre. En el mismo evangelio, un poco mas adelante Jesús dice a sus discípulos "Siento compasión de la gente, porque hace ya tres días que permanecen conmigo y no tienen qué comer. Y no quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan en el camino" (Mt 15,32). Hace tres días que están con Cristo. Él esta predicando, curando, haciendo el bien, y sigue preocupándose por los demás sin tenerse en cuenta a si mismo. Nada antepone al amor de Dios y al amor del prójimo.

Cristo es el hombre más feliz porque nada antepuso al amor de Dios haciéndose servidor de todos. 

Como él mismo lo dijo: "El Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y a dar su vida como rescate por muchos".(Mt 20,28) Y en el evangelio de Lucas nos dice: "Los reyes de las naciones las dominan como señores absolutos, y los que ejercen el poder sobre ellas se hacen llamar Bienhechores; pero no así vosotros, sino que el mayor entre vosotros sea como el más joven y el que gobierna como el que sirve. Porque, ¿quién es mayor, el que está a la mesa o el que sirve? ¿No es el que está a la mesa? Pues yo estoy en medio de vosotros como el que sirve" (Lc 22,25-27).

Cristo es el hombre más feliz porque no le negó nada a su Padre dando su vida en rescate por el género humano cumpliendo con el plan de salvación. 

Así, él entrega su cuerpo y su sangre: "Tomó luego pan, y, dadas las gracias, lo partió y se lo dio diciendo: Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío. De igual modo, después de cenar, la copa, diciendo: « Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros". (Lc 22,19)

Él mismo entrega su vida: "Por eso me ama el Padre, porque doy mi vida, para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita; yo la doy voluntariamente. Tengo poder para darla y poder para recobrarla de nuevo; esa es la orden que he recibido de mi Padre."(Jn 10,17-18) Y al final de su vida dice: "Padre, en tus manos pongo mi espíritu." (Lc 23,46)

Por estos motivos debemos decir, que aunque Cristo haya sufrido y Dios haya permitido que por momentos sintiese tristeza de muerte, debemos afirmar que Cristo fue el hombre más feliz de todos.
Por: Padre Sergio P. Larumbe, I.V.E. | Fuente: Caholic.net




Así como hay una maternidad biológica, también hay una maternidad espiritual, a la cual universalmente cada mujer está llamada. Lo indicó el papa Francisco este sábado al hablar del rol de las religiosas, llamadas a ser como una madre: sonrientes, amorosas, concretas e inspiradas a las beatitudes evangélicas. Fue durante la audiencia que el Papa tiene con los consagrados y consagradas de la diócesis de Roma.

Ningún religioso, ha explicado el Pontífice, ni siquiera las monjas de clausura pueden enajenarse del mundo, porque la vocación no es un refugio, sino un campo de batalla: la persona consagrada por lo tanto deberá tener siempre las 'antenas levantadas' para intuir los sufrimientos de los demás.

Las noticias por lo tanto pueden entrar en los conventos, desde que no sean de 'medios charlatanes', sino aquellas que indican “lo que sucede en el mundo, noticias de las guerras, enfermedades, lo que sufre la gente”.

Además, un religioso o religiosa tiene que abrir las puertas a todas las personas que las golpean, en sus monasterios y conventos, y regalarles una sonrisa a todos, rezando por los sacerdotes y los obispos, siguiendo el ejemplo de santa Teresita del Niño Jesús. “La sonrisa de las monjas sacia más a las personas que vienen que el pan que se les da”, comentó Francisco. 

En la Iglesia, prosiguió el Papa respondiendo a la pregunta de una religiosa del Ordum Virginorum, la dimensión femenina es 'de esposa', y esto es muy importante, justamente porque la Iglesia se conjuga al femenino y las monjas son imagen de la Iglesia y de María. Una religiosa deberá ser por lo tanto como una madre: saber perdonar y evitar las críticas, perdonar a los hijos y no 'despellejarlos', contrariamente no es madre sino madrastra.

Francisco ha indicado también lo concreto del amor cristiano, cuyo parámetro, en particular para los consagrados es el de las beatitudes evangélicas, auténtico 'protocolo sobre el cual seremos juzgados'. Por ello una monja “no puede darse el gusto de un amor en las nubes”.

A un misionero escalabriniano el Santo padre le ilustró el concepto de fiesta cristiana, no como 'ruido o barullo', sino como 'categoría teológica' o sea la alegría de recordar --como subraya el Deuteronomio en el capítulo 26-- lo que el Señor ha hecho por nosotros.

Hablando del riesgo de que parroquias y congregaciones religiosas entren en competición, el Pontífice ha recordado la tarea del obispo, quien “no debe usar a los religiosos como 'tapa agujeros' así como los religiosos 'no tienen que usar al obispo como si fuese el dueño de una empresa que da trabajo'.

La cuarta pregunta se refirió al concepto de obediencia para los religiosos, vista como un misterio que se encuentra en Jesús, quien “se ha encarnado por obediencia y se ha hecho hombre por obediencia, hasta la cruz y la muerte”. Porque la vocación --prosiguió el Papa-- “no es un enrolamiento de gente que quiere hacer aquel camino” pero “es el don al corazón de una persona”, y que muchas veces “no es apreciado y valorizado en su identidad y particularidad”.

Sobre el rol del confesor y del director espiritual, Francisco ha insistido que las dos funciones tienen que ser diversas: al primero se le indican los pecados, al segundo lo que sucede en el corazón. Los directores espirituales tienen que ser bien formados en las ciencias humanas sin caer en el 'psicologismo', indicó.

Volviendo a hablar de las mujeres consagradas, el Santo Padre deseó que ellas cada vez más sean promovidas a los puestos de mando de la Iglesia, porque representan el 80 por ciento del total de los religiosos.  Precisó que lo importante no es tanto promover a las mujeres a 'jefes de dicasterio', sino mas bien ayudarles a expresar el 'genio femenino', porque al tratar los problemas una mujer llegará a una conclusión diversa respecto a un hombre, “en el mismo camino, pero más rico, más fuerte y con más intuición”.

Al concluir el encuentro el papa Francisco ha rendido homenaje a una monja de 97 años, de 'ojos limpios' y con “la sonrisa de mamá, de hermana y de abuela”. 


Cristo no sube solo, somos parte suya, y por lo tanto, algo nuestro ya está en la casa el Padre.






Los niños de hoy están acostumbrados a oír de los viajes espaciales, a naves que viajan a velocidades que escapan a la imaginación y que tocan países insospechados con otras costumbres y otras formas de vida. Por eso podrían quedarse con la impresión de que Cristo en su Ascensión a los cielos, se hubiera adelantado al tiempo, subiendo en su propia nave hasta desplazarse hasta el mismísimo cielo.

Tenemos que decir entonces de entrada que el cielo y el espacio de las estrellas, los astros, los asteroides y los cometas, un mundo vastísimo, es otro totalmente distinto del que nos presentan los evangelistas que afirman que Cristo subió al cielo, donde “Dios habita en una luz inaccesible” (1 Tim 6.16), lo cual quiere decir que nosotros mismos estaremos invitados a subir con Cristo pero no precisamente a un espacio o a un lugar sino a una situación nueva si vivimos en el amor y en la gracia de Dios.

La fiesta de la Ascensión del Señor es entonces la fiesta de la Verdadera esperanza para los cristianos y en general para todos los hombres, pues cuando Cristo envía a sus apóstoles al mundo, quiere hacer que su mensaje llegue precisamente a todos los hombres, rotas ya las barreras y todas las fronteras, hasta hacer de la humanidad una sola familia salvada por la Sangre de Cristo. Cristo no sube solo, somos parte suya, y por lo tanto, algo nuestro ya está en la casa el Padre, esperando la vuelta de todos para sentarnos con Cristo a ese banquete que se ofrece a todos los que fueron dignos de entrar al Reino de los cielos.

La fiesta en cuestión comenzó a celebrarse hasta el siglo VI pues los siglos anteriores se consideraba como una sola festividad tanto la Resurrección de Cristo como su misma Ascensión, pero se pensó en celebrar ésta última como la plena glorificación de Cristo, su exaltación a los cielos, el sentarse a la diestra de Dios Padre, su constitución como Juez y Señor de vivos y muertos y por lo tanto con poder para enviar a su Iglesia al mundo a hacerlo presente en sus sacramentos, en su Eucaristía, descubriéndole en los pobres y los marginados del mundo, comprometiéndose seriamente con ellos como él lo hizo con cada uno de los actos de su vida, pero sobre todo con su muerte en lo alto de la cruz.

La Ascensión tiene lugar en Galilea, donde Jesús comenzó su ministerio público pero no fue tanto un dato meramente geográfico, sino para hacerles entender a sus apóstoles que Jerusalén ya no era el centro de religiosidad y de culto, sino que desde ahora él se constituía en Aquél por el que se podía tener libre acceso al Padre. Galilea sería como un símbolo de una humanidad que vive una nueva esperanza y una nueva acogida por el Buen Padre Dios, invitándonos a romper toda esclavitud, pues él ya no quiere más sirvientes sino hijos.

Cristo tuvo mucho cuidado antes de su subida de darles poder a sus Apóstoles para hacerlo presente en el mundo, pero también afirmó, y con un verbo en presente que él estaría con ellos siempre, hasta el fin de los tiempos. Esa es la gran alegría de los cristianos, poder unirse desde ahora al Salvador sin tener que esperar hasta el momento final, y hacerlo como discípulos del único Maestro, que quiere a la humanidad unida en su Amor.
Por: Alberto Ramirez Mozqueda | Fuente: Catholic.net


Homilía de nuestro párroco D. Miguel A. Lantigua Barrera, día de la Ascensión del Señor y la festividad de San Juan Bautista de La Salle,que 
celebraba la Asociación La Salle de Agüimes .

La Ascensión es final y, al mismo tiempo, comienzo y promesa, camino y esperanza.


Cuarenta largos y extraordinarios días han trascurrido, Madre querida, desde el glorioso Domingo de Pascua.

Durante este tiempo, tu humilde corazón de madre repasó una y otra vez sus tesoros escondidos. En ése volver del alma cada acontecimiento vivido cobra ahora, sentido diferente. Pero tú, dulce Madre, a pesar de ser la elegida, la llena de gracia, la saludada por los ángeles y por los creyentes, tú no quieres brillar por esos días, pues Aquél cuya luz es inextinguible aún debe terminar la labor por la que había bajado del cielo a habitar en tu purísimo vientre. Por eso te mantienes casi oculta, limitándote a ser una presencia orante en la Iglesia naciente. Así te encuentro en los Evangelios, pero… necesito que me cuentes, Señora, lo que ha sido para ti el día de la Ascensión.

Y cierro los ojos tratando de imaginar tu rostro, tu mirada, tu voz serena que me responde al alma.

El día de la Ascensión fue el final ansiado, presentido, mas nunca totalmente imaginado por mí, de la historia de amor más bella que jamás haya existido. Una historia de amor que comenzó un día, ya lejano, y al mismo tiempo tan cercano, en Nazaret. Una historia que trascurrió durante treinta años, en el silencio y sumisión a mi amor materno, de Aquél por quien el mundo debía salvarse.

- ¡Ah, Señora!, en esa sumisión a ti Jesús glorificó grandemente al Padre, por ello es que tus hijos glorificamos al Padre sometiéndonos a ti (1).

Sonríes…

Tu mirada se pierde ahora en la lejanía.

Como te decía, la Ascensión es final y, al mismo tiempo, comienzo y promesa, camino y esperanza… por esos días Jesús se aparecía a sus amigos y les daba, con la fuerza extraordinaria de quien es la Verdad, los últimos consejos, las últimas recomendaciones, y les regalaba al alma, las más hermosas promesas.

Recuerdo claramente el día de su partida… era casi mediodía, el sol brillaba con fuerza, y hasta casi con alegría. Mi Hijo caminaba cerca de Betania con sus amigos, les pedía que fuesen hasta los confines de la tierra enseñando su Palabra. Su voz sonaba segura, serena, protectora, especialmente cuando les entregó aquella promesa que sería luego manantial de fe y esperanza para tantos hijos de mi alma…” Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo”

Yo presentía la partida… y Él sabía que necesitaba abrazarlo… como cuando era pequeño, como cuando le hallamos en el Templo, luego de aquella lejana angustia. Él lo sabía y vino hasta mí, me miró con ternura infinita y me abrazó fuerte, muy fuerte, y susurró a mis oídos…:

- Gracias Madre, gracias… gracias por tu entrega generosa, por tu confianza sin límites, por tu humildad ejemplar… gracias.

Cuando se alejaba ya de mí se acercó Juan, el discípulo a quien Jesús amaba mucho. Entonces el Maestro le dijo, mirándome:

- Cuídala Juan, cuídala y hónrala… protégela y escúchala. Ella será para ti, y para todos, camino corto, seguro y cierto hasta mi corazón. Hónrala Juan, pues haciéndolo… me honras.

- Lo haré, Maestro, lo haré…- contestó Juan desde lo más profundo de su corazón.

Jesús y Juan volvieron con los demás. En ese momento mi Hijo, levantando las manos, los bendijo. Y mientras los bendecía se separó de ellos y subió al cielo ante sus ojos y una nube comenzó a cubrirlo, delicadamente.

Los apóstoles se arrodillaron ante Él.
Mientras yo levantaba mi mano en señal de despedida y mis ojos se llenaban de lágrimas, sentí que me miraba… y su mirada me hablaba…


- ¿Qué te decía, Señora? ¿Qué te decía Jesús mientras partía?

- “Espérame, Madre, enviaré por ti… espérame…”
Ay! Hija mía, mi corazón rebosaba de gozo. En tanto los amigos de Jesús miraban fijamente al cielo, como extasiados. En ese momento se acercaron a ellos dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: “ Hombres de Galilea, ¿Por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir”( Hch 1,11)

Los hombres tardaron un rato en reaccionar, luego, uno a uno, se fueron acercando a mí.

- Debemos volver a Jerusalén, tal como Él lo pidió- dijo Pedro, quien sentía que debía velar por esa Iglesia naciente, hasta en el más mínimo detalle.

Los demás asintieron. Volvimos y subimos a la habitación superior de la casa. Nos sentamos todos. Pedro comenzó a recitar, emocionado, la oración que Jesús nos enseñó, al finalizar dijo:

- Hermanos, permanezcamos en oración hasta que llegue el día en que, según la promesa de Cristo, seamos bautizados con el Espíritu Santo.

Yo me retiré a prepararles algo para comer. Juan se acercó y me abrazó largamente. Yo sentía que comenzaba a amarlos como a mis hijos… me sentía madre… intensamente madre… y nacía en mí una necesidad imperiosa de repetir a cada hijo del alma, aquellas palabras que pronunciara en Caná de Galilea: “...Hagan todo lo que él les diga”( Jn 2,5)

Así nos quedamos, hija, nos quedamos todos esperando Pentecostés, la Iglesia primera, en una humilde casa de Jerusalén.

Espero haber contestado lo que tu alma me preguntó…


-Claro, Madre amada, claro que sí, como siempre, eres para tus hijos modelo de virtud, camino seguro hacia Jesús… compañera y amiga . Una vez más y millones de veces te lo diría, gracias, gracias por haber aceptado ser nuestra mamá, gracias por ocuparte de cada detalle relacionado a la salvación de nuestras almas, gracias por enseñarnos como honrarte, porque haciéndolo, honramos a Jesús… gracias por defendernos en el peligro… gracias por ser compañera, compañera, compañera….

Ahora, Santa Madre, debes enseñarnos a esperar, adecuadamente, Pentecostés.

Amigos que leen estas líneas, María ansía entrar a sus corazones para contarles las maravillas de Pentecostés… háganle sitio… es la mejor decisión que pueden tomar… no lo duden jamás…

___________________________
NOTA

"Estos relatos sobre María Santísima han nacido en mi corazón y en mi imaginación por el amor que siento por ella, basados en lo que he leído. Pero no debe pensarse que estos relatos sean consecuencia de revelaciones o visiones o nada que se le parezca. El mismo relato habla de "Cerrar los ojos y verla" o expresiones parecidas que aluden exclusivamente a la imaginación de la autora, sin intervención sobrenatural alguna."
Por: María Susana Ratero | Fuente: Catholic.net

.

.
Pincha foto.

FELIZ PASCUA A TODOS 2017

FELIZ PASCUA A TODOS  2017
¡¡¡ Cristo Vive !!!

VÍA LUCÍS,CAMINAMOS CON EL RESUCITADO.

CÁRITAS ,DÍAS DE ACOGIDA Y PROYECTOS.

CÁRITAS ,DÍAS DE ACOGIDA Y PROYECTOS.
Pincha foto.

MARCA LA X A FAVOR DE LA IGLESIA CATÓLICA.

MARCA LA X A FAVOR DE LA IGLESIA CATÓLICA.
Web explicativa memoria económica de la labor de la Iglesia,Pincha foto.

.

.

EL RINCÓN DE LA ORACIÓN.

EL RINCÓN DE LA ORACIÓN.
Audio de la oración cada día.

EVANGELIO DE HOY

LA MISA DEL DIA

NUESTRO CEMENTERIO PARROQUIAL DE AGÜIMES.

CRITERIOS PARA DOBLAR POR DIFUNTOS.

CRITERIOS PARA DOBLAR POR DIFUNTOS.
Aprobado en Consejo Parroquial.

PLAN DIOCESANO DE PASTORAL.

PLAN DIOCESANO DE PASTORAL.
Documento 2015-2020,pincha en la foto.

CRISTIANOS DE ÁFRICA-MAYO 2017.

DESCARGA NUESTRA APP EN TU MÓVIL.

DESCARGA NUESTRA APP EN TU MÓVIL.
TRADUCTOR
ArabicBlogger Tips And Tricks|Latest Tips For BloggersFree BacklinksBlogger Tips And Tricks Korean Japanese Chinese Simplified Russian Portuguese
English French German Spain Italian Dutch

SANTORAL

MEDITACIÓN EVANGELIO DEL DOMINGO.

OFICIOS DEL DÍA.

LA BIBLIA EN LINEA.

EL SANTO ROSARIO

EL SANTO ROSARIO
Rezamos juntos con María.

ADORACIÓN AL SANTÍSIMO SACRAMENTO.

ADORACIÓN AL SANTÍSIMO SACRAMENTO.
Puedes acompañar a Jesús Sacramentado en directo las 24 horas.

LOS NIÑOS REZAN A DIOS.

LA BIBLIA PARA NIÑOS.

LA BIBLIA PARA NIÑOS.
El libro Sagrado interactivo.

EL ROSARIO DE LOS NIÑOS.

JESÚS,EL MEJOR AMIGO,CANTEMOS JUNTOS.

JESÚS,EL MEJOR AMIGO,CANTEMOS JUNTOS.
Aprendemos canciones para la eucaristía dominical,Pinchar foto.

MÚSICA PARA NIÑOS.

MÚSICA PARA NIÑOS.
Con imágenes.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS.

LAS PARÁBOLAS DE JESÚS.
Para niños...

EL SUPERLIBRO.

EL SUPERLIBRO.
Pasajes bíblicos en videos.

LA REVISTA GESTO,LA REVISTA MISIONERA.

Revista Gesto

EL MATRIMONIO.

EL MATRIMONIO.
Conferencias del sacerdote Padre Angel Espinosa.

EL MATRIMONIO EN CRISTO.

EL MATRIMONIO EN CRISTO.
Libro sobre el matrimonio cristiano.

CATEQUESIS SOBRE LA FAMILIA I, II Y III.

JESUCRISTO, SALVADOR DEL HOMBRE Y ESPERANZA DEL MUNDO.

JESUCRISTO,         SALVADOR DEL HOMBRE Y ESPERANZA DEL MUNDO.
Libro editado por la C.Episcopal Española sobre la persona de Jesús.

JESÚS ES EL SEÑOR,CATECISMO INTERACTIVO.

JESÚS ES EL SEÑOR,CATECISMO INTERACTIVO.
Material didáctico para catequistas,padres y niños.

NOTICIAS DIARIAS DEL SANTO PADRE.

MEDITACIONES DEL SANTO PADRE

MEDITACIONES DEL SANTO PADRE
Papa Francisco

CHARLA "JESÚS TE ADORO"

CHARLA "JESÚS TE ADORO"
P.Santiago Martín, fundador de los Franciscanos de María.

SEMINARIO CATÓLICOS SIN COMPLEJOS.

SEMINARIO CATÓLICOS SIN COMPLEJOS.
Un seminario donde tratamos de ver la visión actual de nuestra fe.

FORMACIÓN LITÚRGICA.

FORMACIÓN LITÚRGICA.
Para grupos parroquiales.

PASTORAL VOCACIONAL.

PASTORAL VOCACIONAL.
Tú me has seducido Señor...Jr. 20,7-9

50 PREGUNTAS SOBRE JESÚS.

50 PREGUNTAS SOBRE JESÚS.
Pincha en la foto.

JUEGOS CATÓLICOS.

JUEGOS CATÓLICOS.
Juegos que nos sirven para recordar nuestra fe en Jesús.

HISTORIA DE LA IGLESIA.

HISTORIA DE LA IGLESIA.
Documental.

LOS ARTÍCULOS MÁS VISTOS.

MÚSICA PARA EL ALMA.

DEFUNCIONES

DEFUNCIONES
"Sacaréis aguas con gozo, de las fuentes de la salvación".Is 12,2-3.4M.5-6 .

FIESTAS SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE 2017.

FIESTAS SAN JUAN BAUTISTA DE LA SALLE 2017.
Para ver programa,pincha foto.

UN NUEVO CAMINAR...LLAMADOS A SER COMUNIDAD.

UN NUEVO CAMINAR...LLAMADOS A SER COMUNIDAD.
Libro de Cáritas para preparar la Cuaresma y Pascua 2017.

RESUMEN SEMANA SANTA 2017 AGÜIMES

NOTICIAS DE ACTUALIDAD

NOTICIAS DE ACTUALIDAD
La parroquia al minuto.

XII JORNADAS DE TEOLOGÍA."La educación ¿un bien común a repensar?

XII JORNADAS DE TEOLOGÍA."La educación ¿un bien común a repensar?
Todas las ponencias de las jornadas aquí,Pincha foto.

IMÁGENES.

IMÁGENES.
La vida parroquial en imágenes.

LA ENTREVISTA

INFORME DE LAS OBRAS DEL CEMENTERIO.

INFORME DE LAS OBRAS DEL CEMENTERIO.
Rindiendo cuentas,Pincha foto.

LA ALEGRIA DE VIVIR EL EVANGELIO.

LA ALEGRIA DE VIVIR EL EVANGELIO.
Exhortación apostólica.

ENCÍCLICA LAUDATO SI '

ENCÍCLICA LAUDATO SI '
Santo Padre.

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA AMORIS LAETITIA

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA AMORIS LAETITIA
Sobre el amor en la familia.

TWITTER SANTO PADRE.

FICHA INSCRIPCIÓN CONFIRMACIÓN.

FICHA INSCRIPCIÓN CONFIRMACIÓN.
Pincha foto.

NUESTROS PREGONES DEL ROSARIO.

NUESTROS PREGONES DEL ROSARIO.
Recopilación de pregones de las fiestas del Rosario.

CALENDARIO LITÚRGICO PASTORAL.

CALENDARIO LITÚRGICO PASTORAL.
Año 2016-2017

CATECISMO IGLESIA CATÓLICA.

ESTADÍSTICAS ANUALES DE LA PARROQUIA

ESTADÍSTICAS ANUALES DE LA PARROQUIA
Números de bautizos,matrimonios,etc...

JESÚS VIVIÓ ENTRE NOSOTROS.

JESÚS VIVIÓ ENTRE NOSOTROS.
Película animada para niños a partir de los 7 años.

RESUCITADO.

RESUCITADO.
Película.

SÍGUENOS.